La crítica de arte Avelina Lésper se ha convertido en una figura polémica en el arte contemporáneo, causando una notable división entre las personas involucradas en el medio del arte: algunas comparten su opinión fervientemente y otras no coinciden en absoluto con lo que sostiene.

Lésper, quien el próximo mes de junio será parte de la primera gran exposición de arte y cultura: Artísticos, en Monterrey, es partidaria de que las obras deben hablar por sí mismas, sin necesidad de interminables explicaciones para comprender lo que está representado.

Y es que nunca está de más cuestionar el arte, y Lésper se ha encargado de hacerlo con opiniones firmes y contundentes. Egresada de Literatura Dramática por la UNAM y con una maestría en Historia del Arte de la Universidad de Lodz de Polonia, Lésper es de la creencia que el arte contemporáneo es un «falso arte», afirmando que «la carencia de rigor en las obras ha permitido que el vacío de creación, la ocurrencia, la falta de inteligencia sean los valores de este “falso arte”, y que cualquier cosa se muestre en los museos».

En conferencias, Lésper también ha expresado que los objetos y valores estéticos que se presentan como arte son aceptados en completa sumisión a los principios impuestos por una autoridad, lo que provoca la formación de sociedades menos inteligentes.

Avelina Lésper compartirá éstas y otras opiniones sobre arte en una plática que sostendrá el próximo mes de septiembre en Cintermex, como parte de la primera exposición de arte y cultura: Artísticos.

 

Fuente: http://www.vanguardia.com.mx/elartecontemporaneoesunafarsaavelinalesper-1362825.html

Un comentario

  1. guillermo c gomez says:

    CARTA ABIERTA A AVELINA LÈSPER
    En Brasil, al igual que en la Argentina, las salas de arte y los muesos públicos son utilizados por los mal denominados artistas contemporáneos, muchos de ellos exteriorizan fanfarronería sin aptitud y presunción titulada.
    Ellos usan el dinero público para mostrar sus obras sin jerarquía de valores estéticos, y sin ningún parámetro de calidad…
    Como bien afirma usted Avelina, estos pésimos hacedores son una elite sin idoneidad, que llegan para exponer su falta de reconciliación con la vergüenza, ya que, ante el obvio rechazo del público, no manifiestan ningún constreñimiento, por el contario, hacen detonar su cinismo cívico y su absoluto desinterés por la verdad.
    En fin, muchas escuelas de arte y museos promocionan el mal gusto, o en el peor de los casos la ausencia de este, y se aprovechan de la falta de educación estética de una ordinaria y embrutecida clase media.
    Sucede lo siguiente, sin en el lugar al que fuimos invitado no han colocado buenos vinos, o algún sabroso aperitivo, o si en el recorrido no nos encontramos con algún viejo amigo para hablar de cualquier cosa, menos de las mediocridades y mamarrachos que están en la sala, abandonamos el lugar de la exposición algo hastiados y angustiados con la especie humana.
    Entonces retornamos a la paz del hogar para reconciliarnos con la humanidad, escuchando algo de Beethoven en el amplificador, u avizorando algunos trabajos de Andrea Pozzo en un grueso libro de arte.
    El arte está siendo reemplazado por verdaderas bazofias.
    En una tela una mancha negra hecha con desgano, en una esquina un bidé roto manchado con orina, en el medio de la sala unas cajas descartadas madera, mientras una estudiante pierde todos sus pudores para hacer una tonta performance, instalando su traste arriba de un tarro oxidado…
    Pienso que todo esto se hace para que no regrese el arte a la sociedad, hay demasiada clase media que hace huevo en las universidades para exteriorizar su oportunismo social y su falta de personalidad produciendo fetichismo basura.
    Bueno, espero que usted Avelina me critique mis pinturas, y me diga algo sobre lo que hago en soledad. Acepto las críticas más severas y las reveladoras controversias.
    La saludo Atentamente desde Salvador, Bahía, Brasil.
    espabelo@gmail.com
    Tel 55 71 99227 5856
    Guillermo César Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *